BIENVENIDOS A "LIBELULARIAS" CON LOS TEXTOS LITERARIOS DE MARTA ALICIA PEREYRA BUFFAZ.

Iniciado el sábado 4 de octubre de 2008 en la ciudad de Morteros, provincia de Córdoba, República Argentina y aquí continúo.

Seguidores

domingo, 30 de noviembre de 2008

148. DESOLADOR LAMENTO


.....Una noche soñé con él. Ese hombre estaba descansando en la arena mientras el juncal empenachábase de altas orejas aterradas y la luna mostraba su desnudez zurcida y pespunteada de cráteres grises. Desde lo alto de una duna de la playa, mis ojos protuberantes y estáticos lo atisbaban.
.....Cuando por los tortuosos pasadizos de las venas de mi cuerpo empezó a arder su identidad inescrutable, llegó una figura extraña, tal vez una mujer, con una túnica negra como una mortaja que se fue deslizando por su silueta hasta el suelo. Ella, obscenamente desvestida y codiciosa, comenzó a hurgar cada pliegue y llano de esa piel de oro con los dedos de sus manos. Se fundieron en una sombría fraternidad de abrazos y besos hasta caer exhaustos y bajo el temblor de tenues élitros de insectos negros.
.....Como yo me sentía asfixiada en vapores de sangre y celos, apenas alcancé a divisar cuando se iban y los seguí lo más rápido que pude acallando mi rabia. Fueron muy juntos un trecho hasta que ella continuó sola hacia el norte y él atravesó la puerta de hierro del camposanto. En ese momento me despertó un desolador lamento que salió de mi boca.





Marta Alicia Pereyra
Morteros, 16-01-07

147. SATURNINA SALUD (Biografía no autorizada)




.....¿Usted me pregunta quién fue Saturnina Salud?... Yo le puedo decir que no la conocí tan bien, pero quién diría que con semejante apellido tuvo y tiene una vida tan desdibujada y miserable. Se pescó cuanta enfermedad, virus, microbio, bacteria y peste que andaba dando vueltas por este mundo.
.....La pobre nació bastante sana, pero pronto se le notó un estrabismo que se le hizo crónico porque ningún galeno ni curandero se lo pudo remediar.
.....¿Sabía usted que nació en una familia de gente desordenada? Mire: su hermano Diego, asesino confeso, está preso; su madre, una trastornada y egoísta; el hermano menor, fanático de una secta, murió de repente. La hermana mayor tuvo varios hijos de heterogéneos hombres. Cada vez que los engendraba, sus encuentros épicos eran comentados semanas enteras en su barrio.
.....La Saturnina llegó a este mundo un día de luna llena, creo que un 9 de Julio, aniversario de nuestra Independencia, como usted sabe, hará como unos 40 años atrás, por eso es tan patriota: Siempre luce una escarapela celeste y blanca en el pecho.
.....Creo que por influencia de la Luna fue siempre tan sentimental y con un temperamento bastante inestable. Ya le veo a usted en la cara esa sonrisita burlona, pero es cuestión de creer o reventar: Los astros lo marcan a uno y así le pasó a ella… ¡No sea tan incrédulo, hombre!... Le puedo asegurar que su vida venía mal barajada allá entre las estrellas.
.....Aunque le diré que fue una beba sonrosada y saludable hasta que empezó su mala suerte. Primero, como ya le conté, fue esa bizquera incurable. La verdad es que siempre me desorientó cuando me miraba con sus pupilas vagabundas, nunca pude sostenerle esa mirada.
.....Luego, sufrió todas esas enfermedades infantiles que tuvimos cuando no existían las vacunas: sarampión, tos convulsa, varicela, rubéola y, cada dos por tres, alguna bronquitis que la dejaba tirada como el perejil. Parece mentira, hasta tenía una alergia en la piel que la postraba por meses porque se le infectaban unos sarpullidos que le salían en los pies y manos. La madre hizo lo que pudo con ella. Siempre olía a aceite de hígado de bacalao que le frotaban en las lesiones.
.....Cuando fue una jovencita ni linda ni fea, se enamoró de Gerineldo Márquez y él parecía quererla apasionadamente, pero cuando llegó el momento de formalizar, la dejó plantada frente al altar y desapareció sin dejar rastros.
.....Al final, se casó hace unos cinco años con Porfirio Jacob, un ex rabino. No estoy muy seguro, pero creo que en la actualidad vive en una casita que llaman Tejados Rojos. Ella parece estarse recuperando después de una adicción severa a las aspirinas. Le aseguro que esta mujer vivirá 100 años, a pesar de todo.
.....¿Me pregunta si tuvo hijos? Creo que tuvo seis: Úrsula (del Gerineldo Márquez), Licinio, Aurelia, Nictálope, Atuel y Xavier. Estoy seguro de que es feliz. Usted sabe que la gente se adapta a las desgracias y lo que no te mata, te fortalece.
.....¿Usted va a publicar esto en Internet? Bueee… si hubiera sabido, buscaba más datos.




Marta Alicia Pereyra Buffaz
Morteros, 09-03-08

146. ACRÓSTICOS PARA "LA CASA DE ASTERIÓN" Y PARA TORMENTA (amiga virtual y colega)





ASTERIÓN, ¡LARGA VIDA Y FELICIDAD!

1º Aniversario

A spiramos a crear estrellas, soles y lunas

S oñamos mundos de versos y prosas

T odos cabemos en este laberinto

E n los corredores, galerías y patios de esta casa

R endimos culto al mito y al arte

I nventamos mundos de ficción para redimirnos

O profetizamos la ilusión del redentor

N osotros, Asteriones virtuales, defendemos la palabra


Marta Alicia Pereyra
Morteros, 18-11-06




ACRÓSTICO PARA TORMENTA I

Tu reino es el laberinto de verde jade

Organizas e inventas tabernáculos líricos

Recorres galerías con tu corona de madreperlas

Mandas a las vírgenes y donceles a buscar las musas

Esperas que Asterión recite la melodía hipertextual

Nunca te olvidas, histriónica anfitriona, de tus coros de cigarras y grillos

Tu sino es el reinado virtual por vocación y dedicación

Ahora sonríes en tu pórtico, esperando los cantos y los cuentos




ACRÓTICO ACUÁTICO PARA TORMENTA II

Tienes hipocampos y anémonas

Obsequias mares de ensueños

Refulgen noctilucas de turquesa en tu mirada

Medusas de ficción danzan en tu mar virtual

Entre tus ensueños y proyectos literarios

Náuticos fines de semana disfrutas

Te pasas inmortalizando tu otra vida de palabras

Acaricias historias y alimentas la sirena de tus versos.






Marta Alicia Pereyra
Morteros, 02-01-07

viernes, 28 de noviembre de 2008

145. Y ELLA… ¿QUÉ TE DIJO?




Graciela. — Y ella ¿qué te dijo?
María. — ¿Ella?... Me contó su vida, todas las historias de sus amores… ¡Tuvo tantas aventuras!
G. — ¡Ella no parecía de las que atraen galanes!
M. — Nada es lo que parece ser. Parecía una mosquita muerta.
G. — ¿Su primer amor no fue un japonés?
M. — Sí, un vecino de su barrio, estudiante de odontología y descendiente de japoneses. Los padres tenían una tintorería, como tantos otros nipones en la Argentina de aquella época.
G. — Sí, recuerdo algo. La familia de él no la aceptó… Ella siempre suspiraba por su amado… Me recordaba a la Susanita de la historieta “Mafalda” de Quino.
M. — ¡Nunca conocí un amor tan obstinado!
G. — ¿Él la habrá querido?
M. — No sé… Creo que él debe haber alimentado ese sentimiento… ¡Alguna razón habrá tenido para hacerlo!
G. — ¿Obtener intimidad?
M. — Tal vez quería sólo sexo… Salían a dar paseos por el centro y se encontraban en algún bar. Él la acompañaba de regreso a su casa, pero nunca entraba.
G. — ¿Por qué la familia del japonés no la aceptó?
M. — Sus padres —según él le advertía a ella— no querían mezclas raciales. Eran muy conservadores y discriminaban.
G. — Ella soñaba con un bebé con ojos rasgados.
M. — ¡Lo que son las frustraciones! Ella se casó muchos años después y no tuvo hijos. ¡Pensar que siempre suspiró por tenerlos!
G. — ¿Te acordás cuando nos dijo que sólo quiso hijos de ese primer amor? ¿Cómo se llamaba él?
M. — Creo que Santiago, si mi memoria no me traiciona.
G. — ¿Lo volvió a ver?
M. — Alguna que otra vez lo vio pasar, pero su amor se hizo rencor desde que él le habló para cortar definitivamente. ¡¿Sabías que se llegó hasta el Banco donde ella trabajaba y le dijo: “El sábado me caso con una japonesa. Tal vez cuando quede viudo, nos volvamos a reencontrar”?!
G. — Hoy, me enteré por el diario de que ella asesinó a una mujer.
M. — Sí, a su rival de hace 30 años: la japonesa.
G. — ¿Se le saltó la chaveta, después de vieja?
M. — Fue un efecto residual… dicen.


Marta Alicia Pereyra
Morteros, 17-12-06

martes, 25 de noviembre de 2008

144. UN GRITO




.....Un grito entra por la ventana. Se deja caer por las paredes, se cuelga de los cuadros, se mete debajo de la cama con pereza y sigue arrastrándose y serpenteando hacia el baño, las cortinas se estremecen. Sale refrescado de la ducha y da un salto hacia la cocina; murmuran todas las ollas y sartenes, se quiebra el cristal de alguna copa y cobra fuerza. Se esconde detrás de mi cama mientras duermo, se introduce en mis oídos. Por mi cerebro corre desprovisto de vergüenza y se ahorca en mi conciencia.
.....Entonces despierto anhelante, me reincorporo, siento mis ojos desorbitados y un garfio clavado en mi garganta me da la dimensión de mi pesadilla: estoy muriendo.




Marta Alicia Pereyra
Morteros, 19-09-06

143. VOLVER A LA VIDA




Tu amor, una líquida perla
de la diadema de mi corazón de niebla.
El sol precoz de su oscura gloria
se ha deshecho entre guijarros.
La soledad de la soberbia ruina
se deshilachó con tus besos.
Mi llanto ha cauterizado mis heridas,
tus manos abrieron mi vientre cerrado
y tu ser azul hundido en mi carne
me volvió a la vida.




Marta Alicia Pereyra
Morteros, 05-11-06

142. DESTINO


Ecce Homo



El llanto sin historia de mis días
fluye sobre una cadavérica almohada
en el vientre cerrado de la noche.
¿Qué grito ahorcado por las penas,
qué sol ciego circunda mi soledad?

La niebla corroída de tu vida
se escandaliza
en el oasis que enloqueció a la sed.
Hoy los gatos erizan el ruido de unos pasos…
Es aquel corsario del Caribe
que, al abordaje de mi nave
en el crepúsculo gris,
encendió una antorcha que el destino apaga.




Marta Alicia Pereyra
Morteros, 05-11-06

141. ¿QUERÉS QUE TE LO CUENTE? II




.....Miro hacia atrás. El ventilador se convirtió en un ave que grazna como un pato cansado, despierta al gato de mi amuleto egipcio que abre sus ojos de turquesa y me aterra. Ensayo una huida y tropiezo con un pincel. Caigo en un baúl que es la caverna de mis pesadillas.



Marta Alicia Pereyra
Morteros, 03-11-2006

lunes, 24 de noviembre de 2008

140. ?QUERÉS QUE TE LO CUENTE?




Miro hacia atrás. Veo el torbellino de mi vida en una burbuja ruidosa. Ahora ensayo una huida, me cuelgo el amuleto de jade verde y con el pincel me maquillo. Mi gato persa embalsamado será el guardián de mi sueño eterno en este baúl que elegí como ataúd.



Marta Alicia Pereyra
San Guillermo, 31-10-06

139. PRIMAVERA (sonetillo)




fragancia
mojada
alada
sustancia

estancia
vagancia
ansiada
instancia

amores
veleta
ardores

silueta
rubores
coqueta



Sonetillo colectivo redactado en el Taller Amigos de la Literatura que coordiné en San Guillermo, prov. de Santa Fe, Argentina

Marta Alicia Pereyra
San Guillermo, 19-09-06

domingo, 23 de noviembre de 2008

138. HADA





¿De qué antiguo cuento vino?
¿De qué ilustración infantil volvió?
¿De todos aquellos días que huyeron
del crepuscular sollozo en el tiempo
vino el hada que inventé esta mañana?

Duró un instante incierto y efímero.
La vi cruzar entre los geranios
y perderse entre las rosas púrpuras.
Ligero manantial de ilusiones
crepitó en la aurora de mi vida.

Tal vez te encuentre algún día
ovillada en los ojos de un niño
deslizándote por su fantasía
entre los caracoles de sus sueños.





Recreación de "La cierva blanca" de Jorge L. Borges.


Marta Alicia Pereyra
Morteros, 22-10-06

137. AUSENTE CON AVISO




sólo fue la cita de un texto medieval

la mentira de la invasión silenciosa

buscando su destino

son parecidos pero no son los mismos

buscan huellas

múltiples invonvenientes

contra el ruido

dulces tentaciones

piedras sobre los baches

herida por arma blanca

el protagonista

ausente con aviso




Antipoema presentado en el Taller de Poesía de Tormenta y Ximena.

Marta Alicia Pereyra
Morteros, 21-10-06

136. AUSENTE SIN AVISO

La Mona Lisa de Fernando Botero nacido
el 19 de abril de 1932 en Medellín, Colombia.





Al principio,
sólo fue una cita
la mentira de invasión
buscando algún destino.

¿Son parecidos?
No son los mismos.
Buscan huellas,
pero con múltiples inconvenientes.

Contra el ruido hostil,
hallan dulces tentaciones
como piedras sobre los techos.

La protagonista,
ausente sin aviso,
fue herida por arma blanca.
Así se acabó el silencio.




Antipoema realizado como ejercicio en el Taller de Poesía de Tormenta y Ximena.



Marta Alicia Pereyra
Morteros, 21-10-06

135. MAMÁ, CORAZÓN DE VERBENAS




Mamá, corazón de verbenas,
palomas de sesenta octubres
arrullaron tus días.

Mamá, pequeñas manos,
acunaste hijos con ternura.
Quedate cerquita a abrazar
a tus ocho hijos queridos,
a tus nietos soñados
con bocas de rosas
y bisnietos
con piel de azucenas.

Mamá, pies de andariega,
recorriste tus días dibujando soles
y ahuyentaste las sombras.

Mamá, ojos de diamantes,
nos miraste crecer con asombro.
Trabajaste entibiando las mañanas
y pespunteando tardes
hasta bordar estrellas.

Mamá, pechos de néctar,
alimentaste hijos,
cobijaste duelos por los que se fueron
y anidaste perlas con tu amor.

Mamá, tu alma de jazmín
perfumó nuestras existencias
con generosidad y sencillez.

Hoy, hagamos un castillo
con risas felices
y demos gracias a la vida
por estar todos juntos
y contemplar tu alegría de mujer,
mamá, abuela y bisabuela.





Para Emilia Marcelina Ojeda, Peti, homenaje
a sus 60 años cumplidos el 9 -10-06.
Es la mamá de una amiga.



Marta Alicia Pereyra
Morteros, 08-10-06

134. TUS OJOS




El iris de tus ojos de pez

me mira desde el espejo.


Mis ojos con esporas de naufragios

se ríen del color oblicuo de tus mejillas

que son embriones de satélites.

Tu torso es de un átomo de azúcar

y tu vientre de clorofila

se humedece de noctilucas.

Las lámparas de tu puerto

ven llegar mi luna de marfil

y desfallecemos en las olas del sueño.




Marta Alicia Pereyra
Morteros, 08-10-06

sábado, 22 de noviembre de 2008

133. BRINDIS

"Baco" de Peter Paul Rubens (Siegen, actual Alemania,
29 de junio de 1577 -Amberes, actual Bélgica, 30 de mayo de 1640),
pintor flamenco, líder de la escuela flamenca del siglo XVII,
y considerado como el representante del estilo barroco.



Sonrisas a la hora del brindis.
Elevan la copa con el cristal del vino
y el vaso con el jugo tinto.
¡Un instante de candor y alegría!

Él, con sus labios sensuales,
corona con pámpanos las sienes
del bebedor de las lágrimas de la uva.

Ojos oscuros, inocentes, cautivos;
mejillas trabajadas por la vida
se multiplican en el rojo tinto.
Piel de pan y risas con olor a tierra y vid.

Labios sedientos de la sangre de Baco
piden el rumor del duende líquido
y el corazón se les escapa por la memoria.

Hacen una fiesta de racimos
cuando una ronda de abrazos los une.
Se pierden en el ombligo del vientre vasija
y escapan por el éxtasis del alcohol.

Luego, el llanto amigo puede ser el olvido.
El fin será la comunión del sueño.






Marta Alicia Pereyra
Morteros, 03-10-06

viernes, 21 de noviembre de 2008

132. COLMILLOS DE MARFIL






¡La pucha que vale la pena
estar vivos!
Son parecidos
pero no son los mismos
Siguen las protestas
Múltiples inconvenientes
Buscando su destino
Huye a Suiza con el dinero

La protagonista, ausente con aviso
Para vender
sus colmillos de marfil




Marta Alicia Pereyra
Morteros, 01-10-06

131. VIDA





árbol con corazón


.........................................noche


noche tras los pájaros


.........................................muerte


árbol de lluvia


..........................................vida


la boca del viento garabatea el libro

la vida florece


.................en ti






Marta Alicia Pereyra
Morteros, 28-09-06

130. NOCHE




árbol


......................corazón de la noche


noche desde los pájaros



desde aquellos pájaros


......................sin boca

la muerte se estrelló

......................contra el viento




el viento se desplomó debajo


......................del libro de la lluvia






Marta Alicia Pereyra
Morteros, 27-09-06

129. ÁRBOL





árbol florido


......................corazón de la noche


árbol vivo


......................enciende mi noche


árbol


......................con racimos de pájaros


mi vida tiene tu corazón

pero mi boca de viento es tu muerte



Marta Alicia Pereyra
Morteros, 28-09-06

128. VENTANA




nostálgica ventana
sueña
con vientos transparentes
bajo incierto milagro de caricias
ríen rotos ríos
tras melodías avaras
bajo palabra

mágica

.....................sublime



..............................................seca


gimen cenizas
apocalípticas
con sangre






Marta Alicia Pereyra
Morteros, 17-09-06

127. ESDRUJULARIO: Colección de poemas esdrújulos


























La Dama de Shalott mirando a Lancelot, de John William Waterhouse (1849-1917)





LUCIÉRNAGAS

Entre las prímulas mortíferas,
la lírica del páramo
se deshace en luciérnagas
y las máscaras de los ídolos
son lápidas enfáticas
de telúricos espectáculos.





ÁNFORA

ánfora lumínica
con bélico y melódico propósito:
en sábado, náufrago
desde la crónica frívola
de la pétrea cúpula de Sófocles,
mística, pérfida y lánguida,
tras el montículo quimérico
bajo el plátano próspero
con lágrimas
simbólicas...




ÁNGELA

La campánula del oráculo
tañe una música lóbrega
en el júbilo poético
de los pájaros náufragos
y la crítica noctámbula
es rápida, rígida y enfática.
Ángela es única y mágica
entre los ídolos del tórrido cubículo.
Luego, sobreviene el epílogo
lumínico, diáfano y súbito
de ese espectáculo místico.



Marta Alicia Pereyra
Morteros, 13-09-06

miércoles, 19 de noviembre de 2008

126. VIOLETAS




Entre las calas, las violetas
escondidas y discretas
bordeaban el pequeño jardín
de mi casa de Cosquín.
Asombrada por su belleza,
las transplantaba con destreza.
Mi mamá me contaba
algunas historias pasadas.
¡Qué hermosas lucían
en el violetero, le decía!
A San Cayetano homenajeaban
y el altar familiar adornaban.
Violetas, pequeñas flores,
violáceo y amarillo son tus colores.
A mis recuerdos lejanos
los atrapó el tiempo con sus manos.
Las trae de nuevo mi memoria
y me dan vueltas como una noria.
Nostalgia de bellas violetas.
En mi corazón, aquellas violetas.




Marta Alicia Pereyra
Morteros, 06-09-06

125. CARTA DEL BRUJO ARRUFOLDO A BRUJILDA


Bosque de las Ánimas, 26 de mayo de 2006




Querida Brujilda:

¿Cómo andas? ¡No te veo desde el aquelarre de la Cueva de los Murciélagos! Te mando este mensaje para invitarte al Encuentro Mundial de todos los brujos y brujas del planeta que se realizará en la Estancia del Ahorcado, al norte del pueblo El Lechuzón Tuerto (te adjunto el mapa para llegar) a la medianoche del martes 13 de junio próximo.
Me gustaría que vinieras bien despeinada y con ese traje negro de tela de arañas que te regalé para tu cumpleaños. Perfúmate con esa esencia francesa con aroma a desmayo que me vuelve cariñoso. No te olvides de pintarte las uñas con tinta china.
Te puedes venir al instante con tu lampazo volador 3000 cc. Si le falla el platino, le haces el hechizo correspondiente (te recuerdo la fórmula: Brrrr + chucuflatu + 7 pases mágicos con tu lechuza). Si no llega a remontar vuelo, invoca al Basilisco, pero ten cuidado de no mirarlo a los ojos ni escucharlo silbar para que no te fulmine en el acto.

En el encuentro trataremos los siguientes temas (estúdialos, por las dudas):
*Intercambio de nuevos hechizos y brujerías originales.
*Nuevas recetas para el crecimiento rápido de los búhos sabios.
*Recetas alternativas de gualichos para el amor.
*Fórmulas mágicas para evitar el fuego de las hogueras.
*Vehículos modernos para volar.

Luego, iremos al baile a festejar mi cumpleaños al Club del Fantasma Desdentado. Encargué una rica torta de harina de lauchas, decorada con colas de lagartijas, sapos, culebras y ranas. ¿No te parece apetitosa?

No veo la hora de verte para charlar de nuestras cosas y contarte un secreto. Un millón de besos brujos.
Tuyo para siempre.

Brujo Arrufoldo




Marta Alicia Pereyra
Morteros, 02-07-06

124. HOJA OTOÑAL



Tus alas, mariposa vegetal,
pespuntean la clorofila
en intermitente agonía.
En la almeja crepuscular
del tiempo y del espacio,
te deslizas,
vellosa y visceral,
por los oscuros lechos de la tierra
y alimentas semillas errantes.
Crujes y callas cuando bailas,
inventas el ombligo de la vida
entre los refugios de insectos
y orugas heridas de sueños.
Te desintegras,
trémula y visceral,
para renacer en otra ilusión.





Marta Alicia Pereyra
Morteros, 11-07-06

123. MONÓLOGO DEL MONSTRUO SOLITARIO




Yo siempre viví solo, entre libros, encerrado en esa casa. Nunca salía... ¡Tenía tanta vergüenza de que se burlaran de mí! Lo que necesitaba para sobrevivir, lo solicitaba por teléfono y el dinero de la pensión que me dejó mi madre al morir hace casi veinte años, me lo trajo siempre el abogado de la familia. Pero ayer ocurrió algo diferente: llegó alguien a golpear mi puerta, no quería abrirla, pero insistieron tanto que atisbé por la mirilla y distinguí a una joven. Cuando la vi, supe que la amaría por el resto de mi vida. Era una bella mujer con unos cabellos serpenteantes más oscuros que la noche, su piel blanca y satinada, los ojos profundos como un lago fresco de las montañas, la nariz alargada y sus labios, rosados. Ella traía entre sus manos unos papeles y una lapicera. Después comprobaría que eran los talonarios de una rifa que, seguramente, vendía puerta a puerta. Yo no sabía qué hacer y, siguiendo un impulso, abrí, sólo un poco la puerta. Cuando comencé a preguntarle qué deseaba, una ráfaga de viento entreabrió más la puerta y ella comenzó a gritar aterrorizada... ¡Creo que cuando me vio, se sorprendió y se asustó por mi aspecto! Ella no habrá sabido que ésa era la residencia del que llaman monstruo en el pueblo, tal vez era de otro lugar. Su grito, un alarido desgarrador y repentino hería mis oídos y me asustó tanto que sólo pensé en que se callara para aliviar mi cerebro dolorido. Por esta razón tapé su boca con fuerza mientras contemplaba sus ojos y me sumergía en ellos para encontrar la serenidad hasta que me olvidé del mundo y del sufrimiento. Cuando volví en mí, de aquel arrobamiento, ella estaba entre mis brazos, dócil y sumisa, parecía una virgen dormida. Ahora, ustedes, Sr. Comisario, me llaman asesino.





Marta Alicia Pereyra
Morteros, 11/06/06

122. AQUEL CAUTIVO


En tus ojos se acunó el cielo
y tu piel sintió el sol,
el Sol de cuatro mil días
y la Luna de cuatro mil noches.
El calor te sembró guijarros de sudor
y las heladas te dibujaron filigranas.
Tus cabellos claros peregrinaron
por el suelo y por los arroyos;
se volvieron nido de ojos oscuros
y aletearon manos silvestres
sobre tu frente.
Tu boca saboreó besos de canela.
El desierto esculpió
la pasión en tu torso viril,
fuerza en brazos fornidos
y coraje en tus piernas de felino.
En las hogueras aprendiste
otros deseos y otra lengua.
Tu memoria se perdió
en el laberinto de la tribu
y no hallaste el filo del recuerdo.
Hoy es volver y encontrar el pasado
en tu destino partido en dos.
Tu cuchillito de mango de asta
hizo presente aquel recuerdo.
Mañana volverás a tu destino
donde nace el viento.

Recreación del personaje "El Cautivo" de J. L. Borges.


Marta Alicia Pereyra
Morteros, 11-07-06

121. RETRATO DEL CAUTIVO DE BORGES




Aquel cautivo famoso,
ese indio de ojos celestes,
cabellos de gramíneas,
prisionero de su piel de bronce,
tiene la cabeza vencida
por el peso de un recuerdo.
Veo su vida partida
por un cuchillito significativo.
Su pasado es el estallido
de su mañana ignoto.
Su corazón es un aullido
y un salto al rumor del viento.


Recreación del cuento "El Cautivo" de Jorge Luis Borges.


Marta Alicia Pereyra
Morteros, 24-04-06

120. POEMA PIRAMIDAL: MÁSCARA

"Los amantes" de René Magritte

Máscara,
mirada temblorosa,
laberinto de rumores,
caricias de fuego pasión,
tu piel oculta mi nombre.
Mi admiración crece en nuestros rituales.
Ruedas, amor, por el libro del deseo
y espera cartas bajo lluvias de gaviotas amigas.
Testimonias a un amor encubierto en el exilio enamorado.
Máscara milagro, cubres la alquimia del vértigo de los amantes.






Marta Alicia Pereyra Buffaz
Morteros, 25-03-06

119. MAMÁ





Tus besos mañaneros al despertar
están en el nacimiento de mi memoria.
Allí te encuentro en mi niñez,
multiplicadora de historias en mi corazón,
bordaste flores y ramas de amor
en mis vestidos y mi ilusión.
Tus manos, palomas de fuego,
tejieron espigas de ternura
que arden en la raíz de mi vida.

Ecos de lágrimas por tu añoranza
recorren la distancia de tu recuerdo.
El rumor de tus enseñanzas
acompaña mi biografía
y la ausencia de tu piel aroma
se hace nido
en la alquimia de la brújula de mi vida.
En un ritual de palabras sin olvidos,
me vuelvo llamarada de ansias
y se escapan gaviotas
del océano de mis ojos.





Marta Alicia Pereyra
Morteros, 16-10-05

martes, 18 de noviembre de 2008

118. MI PRIMER RECUERDO




Me acuerdo. Fue allá en Oliva,
en aquel día lejano,
entré en el baño de casa
arrimé el banco con la mano.

Me trepé en él como pude,
me miré en aquel espejo
ovalado y circunspecto.
Algo intenso me atrajo.

Descubrí un patio sombrío.
Lo vi desde una ventana
alta, añosa, con rejas;
corroída imagen lejana.

Presentí aquellas miradas.
Caían desde todos lados:
amarillentas y vacías
de esos ojos con candados.

Los años multiplicaron
mis pesadillas hipnóticas.
Siempre me acosan y espían
apariciones hieráticas.

Sostuve con mis dos ojos
esos terribles vacíos,
enigmáticos felinos
inmortales y tan fríos.






Trabajo de intertextualidad con la "Milonga de Jacinto Chiclana" de Jorge Luis Borges.


Marta Alicia Pereyra
Morteros, 29-07-06

117. LA MÉDICA


"La médica" de Florencio Molina Campos
(Bs. As. 21 de agosto de 1891 - id. 16 de noviembre de 1959)
fue un dibujante y pintor conocido por sus típicos
dibujos costumbristas de la pampa argentina.



En el rancho de Pancho Amesa, allá por Colonia Oscuridad, estaba la Clorinda con su preñez madura cuando sintió los primeros anuncios del parto. Con su compañero, el Rufino, habían estado bailando un chamamé hasta un rato antes. Ya había llegado el momento de que el Rufino se fuera a buscar a la médica del pueblo de San Pedro.
Todo el día había hecho un calor espantoso y se venía la tormenta desde el sur. Tal vez, a la noche, los refucilos escriban telegramas en el cielo borrascoso.
Esta curalotodo se encargaba del mal de ojo, de la pata de cabra, del empacho y de todos los males habidos y por haber; también, recibía con sus manos milagrosas a los recién nacidos. Doña Remedios, tal era su nombre, al que le hacía honor, era una mujer de edad indeterminada y cuerpo esmirriado, siempre seria y concentrada en la curación de los males de sus pacientes.
—Ya vienen andando en el sulky de Doña Remedios —dijo el Críspulo, hijo mayor de Don Pancho, que los había visto por el camino central de la colonia.
Al rato, llegaron. El Rufino le atajaba las gotas que comenzaban a caer desde un nubarrón negro y gordo de lluvia, con un paraguas que alguna vez había sido negro. Ella había atado su yegua al sulky y la perseguía su potrillo siguiéndole las pisadas. Como agregado y testigo se había sumado el pichicho insignificante de la médica, apodado Cimarrón.
Justo cuando llegaron a la pulpería convertida en Maternidad por las circunstancias y antes de que Doña Remedios pusiera un pie en el estribo, se oyó un largo llanto de niño: había nacido el tercer hijo de la Clorinda.
La médica iba a terminar pronto y le quedaría tiempo para curar unas vacas del Rosendo que tenía el campo a dos leguas de allí.
—¡Ojalá sea un machito! —exclamó el Rufino.
—Por el grito, debe ser otra chancleta— agregó la médica.




Marta Alicia Pereyra
Morteros, 02-12-05

116. HAIKUS OTOÑALES



En este otoño
una hoja temblorosa
muriendo está.
***


La pincelada,
amarilla y húmeda,
baila en el aire.
***

¿Qué bailarina
gira en un solo pie
tan agitada?
***


Muy quebradiza,
desnuda y abanderada
del árbol gris.
***


¿Aquel lapacho
tiene flores rosadas?
¡Se equivocó!
***


La tenue lluvia
desgrana sus gotitas
sobre los campos.
***


Leve llovizna
humedece cabellos
de los que pasan.
***


El cielo tierno
entre el sauce aún verde
se estremeció.
***


Marta Alicia Pereyra
Morteros, 26-06-04

lunes, 17 de noviembre de 2008

115. ¡VUELVE, QUERIDO PAPÁ!





¡Vuelve, querido papá!
Toma mi mano pequeña
y yo me pongo a jugar
caminando en la vereda.

Abro los ojos y veo
tu figura diferente,
un toldo de árboles pasa
por el cielo indiferente.

La Luna ya se desliza
y juega a las escondidas
con unas nubes de tiza.
¡Cómo te burlas bandida!

Nos persigue desde el cielo,
nos regala compañía,
se esconde y yo le hago un guiño.
Papá, de la mano, me guía.

Doy un saltito en las baldosas,
me apuro para seguir
y espío a mi seguidora.
Si la olvido, se podrá ir.

Sigo el paso muy ligero
del paternal caminar.
Llegamos pronto a la casa,
a la vida familiar.

¡Vuelve, querido papá!
¡Toma mi mano crecida
y ayudame a continuar
el camino de esta vida!




Marta Alicia Pereyra
Morteros, 20-06-04

domingo, 16 de noviembre de 2008

114. VIDEOCLIP


Entre la niebla vaporosa,
ondulan sedosos mantos
grises y blancos, rosados y lilas,
encubridores y envolventes,
zigzagueantes y danzarines.

Fríos tules de enrejados ásperos
flotan volátiles, vacilantes, agitados
por el iracundo viento mañanero.

Siluetas vegetales,
en el fondo del paisaje, trazas verticales
oscuras, húmedas, estáticas,
esfumadas, solemnes.

El follaje se envuelve en las cofias de las nubes,
pero escapan mechones de verdor perenne.
En el suelo húmedo, la velluda cebadilla
y la vivacidad del musgo.

Más cerca o más lejos, un piano de cola,
fantasmal instrumento,
emerge y suena cadencioso, venturoso.

Del pianista atlético, movedizo,
histriónico personaje, dibujo humano del bosque,
brotan manos con dedos infinitos
que aprietan teclas marfileñas azabaches
y dibujan arabescos por el aire.

Las notas suben y trenzan melodías
entre las ramas del pinar.
Se enrulan en los tules,
flotan y resbalan por los mantos,
atraviesan la neblina
y se desgranan por la hierba.



Marta Alicia Pereyra

Morteros, 25-05-04

viernes, 14 de noviembre de 2008

113. LA FUENTE DE LECHE

"La fuente de leche" de Salvador Dalí.



En el páramo del mundo,
el hombre.
En el hombre,
el llamado seminal de su pulso.
En su pulso,
un pedestal.
En el pedestal,
una mujer.
En la mujer,
unos senos.
En los senos,
la fuente de leche.
La fuente de leche
en un mito.
Ese mito fecundo
en el paraíso.
El paraíso en el más allá,
debajo de un arco de nubes
donde el sol se encadena a la vida.
La leve vida perdurará
ciega, sorda y muda
aferrada al instinto del amor.



Marta Alicia Pereyra
Morteros, 29-11-05

112. LA TENTACIÓN DE SAN ANTONIO

" La tentación de San Antonio" de Salvador Dali.


En la soledad de la ermita,
exorcizo demonios.
Me amarro a la cruz,
pero desfilan con marionetas gigantes
todas las tentaciones:
las vanidades del mundo
se multiplican en el destierro de mi vida.

Yo me aferro a la vida
pensando en la muerte
y me desnudo de deseos.



Marta Alicia Pereyra
Morteros, 29-11-05

111. LEPIDÓPTERO



Cuando el abanico mariposa tiembla
como sus pestañas en mi memoria,
un mapa de colores se entrecierra.

Te posas en la corola de nieve
para libar la alquimia de la vida,
bello lepidóptero de la lejanía,
y comienzas tu ritual en la aljaba
que inclina un racimo de rumores
en la sombra blanca del silencio.



Marta Alicia Pereyra
Morteros, 09-10-05

110. PRINCESA DE MIRADA GRIS




Princesa de mirada gris,
¿puedes decir atchís?


Princesita de labios carmesí
te comes una pastilla de anís.

Tus ojos miran más allá
y el príncipe se desmayará.

La niebla te teje un turbante
y te hace más elegante.

Tu cuello de mágico cisne
no es cuento ni chisme.

Sé que te escapas de tu retrato
para pasar un buen rato.

Bailas con los poetas
y te haces la coqueta.

Luego, agitas las plumas
y nunca te duermes a la una.

¿Estás triste o tienes frío?
Para que te consuele, llamaré a mi tío.

Tu mirada azul y gris
da vueltas por la red hasta París.



Marta Alicia Pereyra
Morteros, 26-09-05

jueves, 13 de noviembre de 2008

109. VERSOS OCRES




Lámparas de miel y oro arden.
Iluminan el camino
que se esconde en la madurez de la niebla.
Las camelias son de porcelana
y se desgarran bajo el ámbar del sol.
El cielo conmovido lagrimea
sobre trémulos lirios.
Las hojas vagabundean y murmuran
abandonadas por un viento desmemoriado.
El aroma de las últimas rosas se desmaya,
se cae sobre el encaje con perlas húmedas
que tejió una araña con fatalidad textil.
Algunos verdes perennes se salvan;
otros, naufragan en la piel del otoño.
En el campo, los alambrados
dibujan pentagramas
para que los pájaros friolentos
entonen canciones que dicen de memoria.

Esta noche, cuando la luna sea una paloma
empalidecerá y anidará cansada de huir
en la cabellera dormida de la noche.
A la vera del sendero, plateará, impiadosa,
las hogueras vegetales
que verterán las estrellas de ceniza
si, tal vez, les quedan en alguna rama.

Yo me confundiré con los grillos
y canturrearé algunos versos ocres
bajo tu mirada frutal de terciopelo.




1º PREMIO DEL GÉNERO POESÍA RECIBIDO EN EL XIII CONCURSO LITERARIO "HÉCTOR ROLOTTI" ORGANIZADO POR LA MUNICIPALIDAD DE LA LOCALIDAD DE ALICIA, PROVINCIA DE CÓRDOBA, REP. ARGENTINA, EL 9 DE OCTUBRE DE 2005.


Marta Alicia Pereyra Buffaz
Morteros, 09-10-05

108. LAS SIESTAS DEL NIÑO ROBERTITO PONCE




El niño de los ojos de colores
trae sueños de siestas mal dormidas,
hemisferios de juguetes
y de números sin nombres.
Vive en una isla
dibujada en el azul urbano,
va a la escuela embanderada,
monta su bicicleta
y llega con su buzo abrigado.
Descarga sus cuadernos
y empezamos otra vez
a preparar el desfile:
un batallón de letras
y un escuadrón de números.
¡Oh! Por allí se escapan a la selva
y naufragan entre los guacamayos.
Él sonríe y se le escurre una zeta...
¡Sí, le falta un diente!




Marta Alicia Pereyra
Morteros, 08-06-05

107. LIBÉLULA Y YO




La otra, Libélula, es quien sobrevuela por la intangible red virtual de la Internet y escribe aquí y allá.
Yo camino por mi casa, mi patio y mi jardín, recorro la ciudad y visito los comercios para adquirir lo necesario; de Libélula me entero por los e-mails que llegan y la veo colaborando en grupos y portales literarios pues su nombre aparece en las nóminas como participante o administradora. Me gustan los niños y los jóvenes, ellos me mantienen actualizada cuando les doy clases o talleres, amo las letras, la pintura y, por supuesto, el mate. La otra, creo que comparte mis preferencias, pero es presuntuosa, se cree única y grácil con sus cuatro alas de ilusión, pide que la dibujen y la hacen más bella que un sueño. Vivo el calor del verano y el frío del invierno entre mis libros o entre los enseres de la cocina. Leo debajo de las acacias o del clarín de guerra con un coro de cigarras que no hacen intervalos.

Estoy convencida de que ha publicado algunos textos con cierta repercusión entre sus lectores, pero no son míos sino que están allí, atrapados como pescados entretejidos en la red virtual. Yo no quiero pasar desapercibida, por eso me esforcé para obtener algunos galardones regionales con mis poemas y ella se aprovecha de estos logros para que la perciban más real, pero sólo es un insecto literario e histriónico que va y viene sobre las aguas virtuales de la Internet.
Quise librarme de ella, pero algo de ternura me inspira, aunque me queda la opción más cruel: no encender más la computadora y ella desaparecerá con sus cuatro alitas abiertas como un librito donde pueden leer sus amigos, enemigos y colegas, que la llaman “Libe”·, sólo para abreviar un nombre tan largo y, para colmo, esdrújulo. Mi vida lograría ser como las de los demás mortales, con horario convenientes: dormiría por las noches y sólo permanecería despierta durante el día…

Creo que estas dos dimensiones me están enloqueciendo: ¡No sé quién escribió todo esto!



Monólogo que recrea "Borges y yo" de Jorge Luis Borges

Marta Alicia Pereyra
Morteros, 09-01-05

sábado, 8 de noviembre de 2008

106. A LA VENDEDORA DE FLORES de Diego Rivera (1886-1957)





Mujer eterna,
azteca, morena,
en tus trenzas negras
zigzaguean cintas violáceas.
El triángulo de tu pañoleta
abriga tus hombros
y tus piecitos oscuros
se curvan en semicírculo
bajo el cántaro
de tus glúteos de arcilla
Tu falda oscura, austera,
abriga tus piernas.

Tus manos, que saben de niños,
acunan el ramo gigante de calas
y sus tallos verdes esponjan ilusiones
sobre el fondo anochecido de los pueblos.




Marta Alicia Pereyra
Morteros, 12-09-06

105. MI VIDA


Suenan las teclas del piano
de la vida,

las maracas son las calaveras

de la orquesta.

Los mitos sonríen al arco iris,

la fantasía cose soles y sonrisas

con hileras de dientes y colmillos.



Mi corazón cuelga ansioso

en el nicho de gruñidos

y me caigo en un mar de olvidos

y caprichos.


Nueva versión del poema que está publicado en el Nº 66 de este blog, en éste he dispuesto los versos de otra manera en el espacio para lograr un efecto vanguardista.


Marta Alicia Pereyra
Morteros, 05-06-05

viernes, 7 de noviembre de 2008

104. CARICIAS







 Ofelia de John William Waterhouse (1849-1917). Sus comienzos como pintor estuvieron influidos por el neoclasicismo victoriano. En la fase siguiente es un pintor prerrafaelita. Más tarde estuvo atraído por el planairismo de los impresionistas franceses. Si al principio de su carrera se dedicó a temas de la antigüedad clásica, más adelante abordó los literarios, siempre con un estilo suave y misterioso, imbuido de romanticismo, que permiten encuadrarlo dentro del simbolismo. 












caricia tras caricia
melodía tras melodía
milagro sublime









mágico






avaro


con palabras de viento
en ríos secos
contra cenizas nostálgicas
apocalípticas
inciertas
rotas
desde ventanas
de sangre transparente





Poema realizado en el Taller de Poesía del Café Literario de Tormenta y Ximena.

Marta Alicia Pereyra
Morteros, 19-09-06


103. MILAGRO


"Monna Vanna" de Dante Gabriel Rosetti  (1866 – Tate Galleri London). Nació en Londres el 12 de mayo de 1828 y murió en Birchington-on-Sea, Kent, el 10 de abril de 1882. Fue un poeta, ilustrador, pintor y traductor inglés.






milagro avaro

.......................caricia de viento


....................................................río incierto

bajo palabra nostálgica
aparecen cenizas
con sangre transparente
son melodías rotas
desde apocalíptica ventana

sublime


.................mágica




Marta Alicia Pereyra
Morteros, 17-09-06

102. LA GATA VIRULATA






Al anochecer, la Luna estaba desmayada en el horizonte: había perdido las ganas de pasear por el cielo. Menos mal que el gato Fabricio ya había despertado a las 20 en punto, como siempre. Abrió sus ojitos verdes, peinó y peinó su pelaje, espantó algunas pulgas que lo volvían loco y cenó sus trocitos de pescado. Arqueó el lomo, estiró sus patitas y salió a recorrer el vecindario para inspeccionar todos los rincones en busca de lauchas y lauchones.
Desde una chimenea descubrió algo que lo dejó turulato por un rato: una felina de una vecina. El corazón del gato Fabricio empezó a palpitar como un tambor. Dio cuatro saltos y llegó hasta el tapial. Era la gata Virulata.
Le presumió un rato yendo y viniendo hasta que le dijo:
—Yo soy Fabricio. Te invito a comer una rica ratomburguesa en el tejado de al lado.
Ella ni le dio la hora y se quedó más muda que una oruga.
En eso, la Luna volvió en sí y comenzó su recorrido. Fue en ese preciso instante en que un rayo de luz iluminó a Virulata y el gato se dio cuenta de su error: ¡La gata era de lata!
Fabricio perdió el juicio cuando escuchó a la Luna reírse como loca hasta la una. Creo que el pobre gato no salió más de noche, por lo menos cuando también pasea la Luna.


Colorón colorato
¡Ya se durmió el gato!


Marta Alicia Pereyra
Morteros, 04-07-06

jueves, 6 de noviembre de 2008

101. RETRATO DEL CAUTIVO DE BORGES





Aquel cautivo famoso,
ese indio de ojos celestes,
cabellos de gramíneas,
prisionero de su piel de bronce,
tiene la cabeza vencida
por el peso de un recuerdo.
Veo su vida partida
por un cuchillito significativo.
Su pasado es el estallido
de su mañana ignoto.
Su corazón es un aullido
y un salto al rumor del viento.





Marta Alicia Pereyra
Morteros, 24-04-06

miércoles, 5 de noviembre de 2008

100. TARDE DE FRÍO Y SUSPIROS






tus ojos vendimiadores
bajo la lluvia de tu pelo
se adhieren a los míos

mi pecho impreciso
se prolonga hacia el tuyo
tu piel se dora en la mía
y tus brazos
ciñen sortilegios

mis labios coruscantes
se olvidan entre los tuyos

y las abejas lúbricas
derraman miel en mi panal avaro

mientras la tarde se muere de frío
nos ahogamos en otro suspiro







Poema-ejercicio para recrear "Piedra en el horno" del poeta Nicolás Guillén.




GLOSARIO:
coruscar.
(Del lat. coruscare).
1. intr. poét. brillar.



Real Academia Española © Todos los derechos reservados

coruscante. participio activo poético de CORUSCAR. Que corusca. (Que brilla.)



Marta Alicia Pereyra
Morteros, 29-09-06

99. ACRÓSTICO ZODIACAL






Acuérdate de amar
Ríe que la vida es alegría
Ignora las tristezas
Encuentra la virtud
Siente el rumor del tiempo


Tienes el corazón tenso
Acércate a la mesa
Un día serás feliz
Ríe y deja que venga la música
Otra vez disiparás la niebla


Gimes y sonríes a la noche
En tu ser dual te pierdes
Mientras dialogas con el viento
Ignoras la memoria
No puedes besar la dicha
Irradias ecos de aromas
Sólo piensas en las rosas


Cuando tu corazón se pierde
Amas y añoras la sangre
No encuentras tu lugar en el mundo
Cómo te extraño
Estás entre las briznas de los pastizales
Retornas con las gotas del rocío


Late tu melena de oro
En el espejo del mundo
Oyes el llamado de tu amada


Viniste con tu paso incierto
Incorpóreo destino juvenil
Rodaron los días y las noches
Ganaste detallando instantes
Organizaste vidas, uniste amigos


Larga es tu búsqueda
Idealizas la justicia
Balanceas tus dichas y pesares
Río de leyes y mandatos
Acuerdas con las estrellas


Escondes tu aguijón
Seguro de no mostrar tu veneno
Cuando tu enemigo llega
Oyes sus pisadas
Ríes para tus adentros
Por si acaso él se descuida
Ilusa y tonta es tu presa
Orgulloso lo hieres hasta su muerte


Siempre vas con tu arco y flecha
Acudes con tu raudo paso
Generoso centauro turquesa
Irrumpes en el mundo
Traes del bosque los secretos
A la orilla del cielo
Rumoreas la música lejana
Interrogando con tu mirada
Obedeces a la dualidad de tu piel equina


Cabrita de los cerros
Alargas tu hociquito entre la hierba
Piensas en tus distantes montes
Rumias pensamientos caprinos
Indefensa te apareces
Cuando ves tu alimento
Olfateas los tréboles tiernos
Ríes al sol de la mañana
No te olvidas de paladear la miel
Inventas moneditas de oro
Ocultas tus tesoros y sueñas


Amante de la gente y la vida
Compruebas la causa de la lluvia
Urticantes ideas confrontas
Amigo de las musas
Ríes un poco algunas veces
Ilustras esperanzas en tu mente
Olvidas la realidad en el aire


Pececitos del cielo
Iridiscentes nadan por la vida
Suspirando y esquivando pescadores
Cuidándose de las aves acuáticas
Ilusionas a los pobres
Siempre haces algún favor






Marta Alicia Pereyra
Morteros, 10-09-08
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...