BIENVENIDOS A "LIBELULARIAS" CON LOS TEXTOS LITERARIOS DE MARTA ALICIA PEREYRA BUFFAZ.

Iniciado el sábado 4 de octubre de 2008 en la ciudad de Morteros, provincia de Córdoba, República Argentina y aquí continúo.

Seguidores

viernes, 28 de noviembre de 2008

145. Y ELLA… ¿QUÉ TE DIJO?




Graciela. — Y ella ¿qué te dijo?
María. — ¿Ella?... Me contó su vida, todas las historias de sus amores… ¡Tuvo tantas aventuras!
G. — ¡Ella no parecía de las que atraen galanes!
M. — Nada es lo que parece ser. Parecía una mosquita muerta.
G. — ¿Su primer amor no fue un japonés?
M. — Sí, un vecino de su barrio, estudiante de odontología y descendiente de japoneses. Los padres tenían una tintorería, como tantos otros nipones en la Argentina de aquella época.
G. — Sí, recuerdo algo. La familia de él no la aceptó… Ella siempre suspiraba por su amado… Me recordaba a la Susanita de la historieta “Mafalda” de Quino.
M. — ¡Nunca conocí un amor tan obstinado!
G. — ¿Él la habrá querido?
M. — No sé… Creo que él debe haber alimentado ese sentimiento… ¡Alguna razón habrá tenido para hacerlo!
G. — ¿Obtener intimidad?
M. — Tal vez quería sólo sexo… Salían a dar paseos por el centro y se encontraban en algún bar. Él la acompañaba de regreso a su casa, pero nunca entraba.
G. — ¿Por qué la familia del japonés no la aceptó?
M. — Sus padres —según él le advertía a ella— no querían mezclas raciales. Eran muy conservadores y discriminaban.
G. — Ella soñaba con un bebé con ojos rasgados.
M. — ¡Lo que son las frustraciones! Ella se casó muchos años después y no tuvo hijos. ¡Pensar que siempre suspiró por tenerlos!
G. — ¿Te acordás cuando nos dijo que sólo quiso hijos de ese primer amor? ¿Cómo se llamaba él?
M. — Creo que Santiago, si mi memoria no me traiciona.
G. — ¿Lo volvió a ver?
M. — Alguna que otra vez lo vio pasar, pero su amor se hizo rencor desde que él le habló para cortar definitivamente. ¡¿Sabías que se llegó hasta el Banco donde ella trabajaba y le dijo: “El sábado me caso con una japonesa. Tal vez cuando quede viudo, nos volvamos a reencontrar”?!
G. — Hoy, me enteré por el diario de que ella asesinó a una mujer.
M. — Sí, a su rival de hace 30 años: la japonesa.
G. — ¿Se le saltó la chaveta, después de vieja?
M. — Fue un efecto residual… dicen.


Marta Alicia Pereyra
Morteros, 17-12-06

3 comentarios:

Sole dijo...

Hola Marta he llegado a ti por un enlace y me ha gustado mucho lo que escribes, cual no sería mi sorpresa al ver que tienes mi blog entre los que lees. Muchas gracias. Te enlazaré en mi Caja. Solo una cosa, el enlace que tienes está a la dirección de un post antiguo, el correcto es http://www.soledadfelloza.com/la-caja

Verdaderamente uns grata sorpresa descubrirte, escribes de maravillas.

Carlos Augusto Pereyra Martínez dijo...

Encanto, he tratado de dejarte comentarios en posts más recientes, como el del cuento gótico, donde depsiertas del sueño tenebroso, pero no hay un indicativo para dejarte comentarios. Te dejp en este de un grito para que me ausiles porque em encanta tu blog, tocaya.

Marta Alicia Pereyra Buffaz dijo...

Gracias, Sole y Carlos, por sus comentarios y lecturas.

Estoy probando y no sé qué hice con los comentarios.

Ya voy a ver... La verdad es que yo tampoco los encuentro.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...