BIENVENIDOS A "LIBELULARIAS" CON LOS TEXTOS LITERARIOS DE MARTA ALICIA PEREYRA BUFFAZ.

Iniciado el sábado 4 de octubre de 2008 en la ciudad de Morteros, provincia de Córdoba, República Argentina y aquí continúo.

Seguidores

viernes, 23 de abril de 2010

238. NO ME HABLEN DE SUPERMERCADOS














Entré en el supermercado 444 y en el acto, me sentí embestida desde todos lados por una luz tan blanca que mis ojos se entrecerraron con dolor. A duras penas me fui al sector donde venden juguetes y me quedé patitiesa al distinguir un gran conejo de peluche que me miró de reojo y saltó hacia otras góndolas con la agilidad natural de su especie.

Como ya venía cegada por la luz, al ver a este animal, recordé a Alicia en el País de la Maravillas, personaje que siempre quise conocer y solo lo había hecho fragmentariamente. Entonces me dije: “¿Estoy loca o estoy soñando?”


La curiosidad me llevó a seguir al animal y como una de sus orejas caía hacia la derecha con cierta graciosa ternura, pensé que era un buen augurio, pero se escabulló con rapidez entre unas torres de galletitas en oferta. Lo seguí como pude, empujando mi carro para las compras tan rápido como me fue posible. Al fin lo descubrí cuando abría la puerta de una heladera y se metía en ella, maniobra que casi le costó perder su cola. Por allí desapareció y yo me quedé mirando con la boca abierta y sin saber qué hacer. Después de mi vacilación que me hizo perder tiempo, decidí seguirlo y abrí la puerta con la suerte de poder ingresar porque mi estatura se adaptó, como por obra de magia, al tamaño del refrigerador donde me encontré con un ambiente frío, pero agradable y una penumbra que me obligó a andar a tientas. Empujé el fondo del electrodoméstico y caí por un túnel hasta un vestíbulo donde percibí que mi tamaño era bastante reducido. Cuando apareció un loro que me recibió con exageradas muestras de elocuencia, descubrí que éramos de similar estatura y enseguida me explicó, a su manera, que debía seguirlo. Subimos por una escalinata de mármol y comencé a escuchar murmullos. Al llegar a la cima, apareció un inmenso anfiteatro con un grandioso escenario. El loro, que era mi guía, me dejó en compañía de un mono que me alzó por los aires y me condujo al escenario más deslumbrante que había visto. Allí, el animador me presentó como la nueva promesa: Lady Latina. Todos me aplaudieron a rabiar mientras los músicos comenzaban a interpretar con sus instrumentos y yo tuve que cantar lo que me salió o morir de vergüenza. Canté hasta quedar exhausta y sentí que me arrojaban —al mejor estilo de las estrellas de rock— sobre el público conformado por raros personajes. Fue entonces que comencé a despertar entre el bullicio que me aturdía. El público, en este caso los clientes del súper, me rodeaban murmurando sorprendidos por “mi espectáculo”, que no era, precisamente, el de una cantante pop ni rockera ni de otro género. Lamentablemente no estaba sobre las manos de miles de mis seguidores sino entreverada en una pila derruida de mercadería y una heladera (1º premio de unos cupones de promoción) que me aplastó la cabeza.

Vino a auxiliarme un equipo de emergencias médicas y me condujeron a la clínica más cercana.
Hoy, estoy con mi cabeza coronada por un turbante de vendas y una pierna en alto debido a una fractura del fémur. Como tengo bastante tiempo para reposar y sanar mi maltrecho organismo, comencé a leer “Alicia en el País de las Maravillas” para escapar de mis pesadillas pseudoliterarias.



También está publicado en:    

12 comentarios:

Julia R dijo...

Hola Marta! creo que no lo leí en el taller, que final terrible más que premio un bombazo. También padeces de pesadillas pseudoliterarias, sera que a todos los que intentamos escribir les pasa.
Yo cuando comencé, en muchas oportunidades soñaba con versos y no me abandonaban hasta que me levantaba y los escribía, pensé que me estaba volviendo loca.

Muchos besos y buen finde.

Marta Alicia Pereyra Buffaz dijo...

jaja... Julia, todo es ficción. Solo es cuestión de pensar y recordar algunos textos leídos para generar ideas... ¡A veces llegan a mi cabezota!

Besos.

Ian Welden dijo...

Querida Libélula, dame la dirección de la clínica para ir a verte! Me encantó tu relato.
Un abrazo,
El loro.

Julie dijo...

Hola Amiga, me encantó tu relato es una prueba viva de tu imaginación, desbordante, genial. Me gustó mucho leerte y me reí por la conexión con la realidad. La exageración en estos relatos es necesaria y tú lo bordas. El final buenisimo y la prosa deliciosa.
Un placer leerte, como siempre... Besos,

RAFAEL LIZARAZO dijo...

Hola, Marta:

No hay mal que por bien no venga, gracias a tu accidente fuiste aunque sea en sueños... Una gran estrella de la canción.

Muy bueno el relato, bien construido y muy interesante.

Abrazos.

Gizela dijo...

jajajaja!!!!
Me encanta el relato!!!!
Eres muyyyy buena jajajaja
Besossssss

Marta Alicia Pereyra Buffaz dijo...

Gracias, queridos amigos, por regalarme su tiempo para dejar unas palabras.

Lely Vehuel dijo...

Al fin pude venir y digo al fin, porque tuve que terminar algo para poder pasar de visita por lo tanto aquí estoy … Que lindo lugar tienes, quiero darte las gracias por tu comentario y hacerte la devolución, diciéndote que cada vez me siento mas cómodo en tu sitio, lo disfruto plenamente… La invitación de siempre a Cuentos y Orquídeas, para recibirte con una nueva fabula haber si gusta. Te mando un fuerte abrazo, mucha luz y hasta pronto…

solsilvestre dijo...

¡Qué divertida, Libélula, tu Alicia de la posmodernidad!Te felicito,

Marta Alicia Pereyra Buffaz dijo...

Muchas gracias por su visita y comentarios a mi Alicia consumista... jeje

Anónimo dijo...

Hola Marta!!! Muy bueno el ralato, realmente me gusto mucho. Besos

Mar Lorenzati

LUMARZU dijo...

Que divertido relato y que suerte la tuya, porque una gran cantante encontraste en ti, desde luego que con esas dificultades que le impregnas a tu relato, terminas tan golpeada y cierras tu relato en el país de las maravillas aunque sigas con un turbante de vendas,...me gustó muchoooo.

Abracitos tiernitos para no afectar tus dolores pseudoliterarios, jejejeje
Lucy

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...